Préstamos Prestamistas Ahorrar $ Ganar $ Finanzas Personales

Siete consejos para que ahorres en tus cuentas bancarias, créditos y deudas

A todos nos ha pasado que cuando adquirimos una tarjeta de crédito bancaria la utilizamos a diestra y siniestra, se nos hace fácil comprar todo con el poder de nuestra firma. Desgraciadamente no nos detenemos a pensar que, en realidad, ese dinero no es nuestro, que no existe, que fue puesto en nuestras manos sin necesidad de trabajar. Cada vez que firmamos "le damos una vuelta a la soga que nosotros mismos pusimos en nuestro cuello" con los intereses que genera cada mes. Es por eso que te damos unos consejos para resolver y pagar, de la mejor manera posible, tus deudas con las tarjetas bancarias y la deuda que se generan.


1

Paga las tarjetas de crédito en su totalidad cada mes.

Acostúmbrate a pagar todas tus tarjetas de crédito para que no te cobren intereses, de esta forma, tu deuda va a ir bajando mes con mes, así como los intereses de la misma. Recuerda que un pago a destiempo puede costarte mucho dinero.


2

Comienza con el objetivo de reducir tu deuda de tarjeta de crédito con sólo $10.

En efecto, $10 parecerán insignificantes, pero son suficientes para la reducción de la deuda, que muy probablemente te ahorrará de $1500 a $2000 al año en intereses, y mucho más si estás pagando tasas de penalidad de 20 a 30 %. Esos $10 que muy seguido tiras a la basura mejor utilízalos de manera inteligente.


3

Utiliza sólo los cajeros automáticos de tu banco o cooperativa de crédito.

Usar el cajero automático de otra institución financiera una vez a la semana puede desarrollar un gran problema, porque te está costando $30 en promedio por cada retiro, eso es más de $1500 en el transcurso de un año. A veces es mejor caminar un poco y dirigirte hacia el cajero correspondiente.


4

Revisa tu informe de crédito gratis una vez al año.

Utiliza tu informe anual de crédito gratuito de las agencias de informes de crédito para buscar inexactitudes u oportunidades para aumentar tu puntuación. Los puntajes de crédito son usados por proveedores de préstamos, propietarios y otros para determinar lo que te venderán, y a qué precio.


5

Paga todas tus facturas por medio de pagos automáticos.

Esto asegura que se pagan a tiempo y en su totalidad para evitar recargos tardíos. Como un bono, algunos proveedores de préstamos ofrecen una pequeña deducción de tasa de interés si te inscribes o configuras en pagos automáticos. No lo eches al saco roto y pon manos a la obra.


6

Obtén asesoría de deudas gratis.

La ayuda más ampliamente disponible para administrar tu deuda es con un consejero. La red de consejeros sin fines de lucro puede trabajar contigo de manera confidencial y libre de juicio para ayudarte a desarrollar un presupuesto, averiguar tus opciones y negociar con los acreedores para pagar tus deudas. Lo mejor de todo, las sesiones de consejería de 45 a 90 minutos son gratuitas y vienen sin ninguna obligación.


7

Congela tu crédito, definitivamente.

Si tienes problemas para controlar el uso de tu tarjeta de crédito, pero no quieres cortar tu tarjeta de crédito en caso de que lo necesites en algún momento, congela tu tarjeta de crédito en una bolsa de agua. La necesidad de descongelar tu tarjeta le obligará a considerar realmente la compra antes de hacerlo.


¿Tienes algún tip de ahorro que quieras compartir?





Nota Importante:

El objetivo del siguiente formulario es para resolver dudas o hacer algún comentario acerca las experiencias de ustedes los usuarios.

Tu correo electrónico no será publicado. Evita escribir datos personales adicionales a los que se te piden en este formulario.

Si quieres más información sobre la solicitud y requisitos para un préstamo personal vuelve a leer la parte de arriba de esta página.

Queda prohibido hacer promoción o spam en este formulario.

Comentarios


Rodolfo Acosta:

Miércoles, 18 de julio de 2018

Cuando saqué mi tarjeta de crédito nunca me imaginé que pudiera llegar a deber tanto dinero, es por eso que recomiendo que investiguen antes de firmar por el crédito. Lo más sano es utilizar las tarjetas de crédito para emergencias y no para cubrir los gustos o gastos innecesarios, sale más caro de lo que parece.